Uso de camillas en la fisioterapia

Uso de camillas en la fisioterapia

Las condiciones de trabajo de la fisioterapia deben ser profesionales y estar perfectamente adaptadas a la tipología variada de clientes que acuden a las clínicas. El perfil medio de pacientes que reciben este tipo de terapias está aquejado de distintas dolencias que hacen que el trato deba ser delicado y confortable.

En ese sentido, las camillas para fisios son algo a lo que los profesionales del sector deben prestar especial atención. Los pacientes deben sentirse cómodos y seguros en todo momento. Y las camillas, como espacio protagonista de las sesiones, deben responder a estos requisitos mínimos.

En los últimos años, los diferentes fabricantes de material médico y asistencial han lanzado al mercado distintos modelos de camillas para fisios que cumplen sobradamente con estas condiciones.

Es labor del profesional y de las distintas clínicas equiparse con los distintos tipos de dispositivos para responder a las necesidades de las terapias y, sobre todo, al diferente perfil de pacientes que acuden cada día a solucionar sus dolencias.

Diferentes tipos de camillas de fisioterapia

No solo existen diferencias estéticas, de materiales o de fabricantes. El catálogo de camillas incluye camillas elevadoras, camillas reclinables, camillas móviles para movilizar pacientes y otros elementos complementarios y adicionales como transportadores.

Trabajar con el equipamiento adecuado aporta numerosos beneficios a los pacientes, facilita el desarrollo de las sesiones y hace que todo sea más seguro y efectivo. Por eso, conviene conocer estos distintos tipos de camillas y sus usos más habituales.

Camillas elevadoras

Las camillas elevadoras cuentan con una estructura mecánica que permiten ajustar la altura una vez que el paciente ya está sobre ella. Esto es absolutamente necesario para que el profesional de la salud pueda trabajar de la manera más cómoda posible, ejercer la fuerza necesaria en las terapias y maniobrar con el cuerpo del paciente.

Además, poder reducir la altura antes de que la persona con la dolencia se sitúe sobre ella hace que ese paso, a veces doloroso por las molestias que pueda sufrir o difícil por la edad, se facilite todo lo posible.

Camillas reclinables

Las camillas reclinables permiten elevar la parte superior, donde se sitúa la cabeza, con el objetivo de que el paciente no se encuentre totalmente tumbado si la terapia no lo precisa. La elevación suele responder a una estructura fija con dos o tres posiciones: la primera sería totalmente plana y luego, dependiendo del modelo, hay distintos grados de elevación graduable.

Todo ello con un pensado equilibrio ergonómico que en ningún caso fuerce malas posiciones para el paciente que puedan hacer que este se sienta incómodo durante ningún momento.

Camillas móviles

Las camillas móviles incluyen una estructura de ruedas que hace posible que estas se puedan trasladar de un lugar a otro. Si bien es cierto que no son las más utilizadas en los tratamientos de fisioterapia, sino que su uso más común es para transportar pacientes entre diferentes áreas del centro (radiología, urgencias…) se utilizan, sobre todo, con pacientes con graves limitaciones a la movilidad, de manera que se puedan someter a todas las terapias sin necesidad de trasladarse de cama.

 

Beneficios para el paciente

El uso de las camillas para fisios adecuadas para cada tipo de trabajo, perfil de paciente, terapia y momento solo puede aportar beneficios al paciente. Utilizar en cada instante aquel equipamiento que mejor sirva a la terapia y a las características del enfermo es algo que se debe implementar en cualquier clínica o servicio de fisioterapia.

Está demostrado que este tipo de inversiones y actualización constante de equipos tiene repercusiones muy positivas para la evolución del perfil clínico de los enfermos que se someten a los tratamientos de fisio.

Además, hacen que el día a día de los profesionales mejore: deben cargar menos pesos, adquieren menos posturas extrañas y, además, pueden adaptar las posturas de los pacientes con las camillas elevadoras y los demás elementos para optimizar el uso de su fuerza, etc.

Aplicar este equipamiento a una clínica de fisioterapia es una idea más que interesante. Los sanitarios que ya lo hacen no solo se conforman con el equipo adquirido hasta el momento, sino que realizan una búsqueda constante de nuevos modelos, avances técnicos y apoyos al confort del enfermo.

X