Cómo atender a personas en silla de ruedas en una clínica dental

Cómo atender a personas en silla de ruedas en una clínica dental

En primer lugar, nos situamos a finales del año 1996, cuando tuvimos el primer contacto con un joven odontólogo que realizaba su actividad profesional en dos clínicas dentales sitas en La Magdalena (León) y en La Felguera (Asturias). En ambas instalaciones se encontraba con el mismo problema, generado por la necesidad de atender a personas que llegaban a dichas clínicas en su silla de ruedas y requerían ser trasladados al sillón dental. En estas situaciones, era necesaria la ayuda de la auxiliar de la clínica y del propio dentista para poder realizar los trabajos requeridos en cada caso.

¿Qué nos dijo ese joven odontólogo?

Me acuerdo perfectamente del problema que nos describió:

«Llegan a mis clínicas algunos pacientes en silla de ruedas, y, como solo tengo a mi mujer para ayudarme, nos volvemos locos para pasarlos de la silla de ruedas al sillón y viceversa. Además, los pacientes en el sillón se ponen muy nerviosos, porque adoptan posturas poco habituales para ellos y se sienten inseguros.«

Estos eran los dos problemas principales a resolver: el del odontólogo y el del paciente.

Recuerdo que, durante esa primera reunión, el citado dentista, conocedor de nuestra sensibilidad para generar nuevas soluciones que simplifiquen y/o eviten la compleja maniobra de trasiego de pacientes en situación de baja o nula autonomía, nos solicitaba crear algún equipo capaz de posicionar al paciente de un modo más accesible para el abordaje de su boca, sin tener que cambiarlo de la silla al sillón.

Durante unos días, analizamos posibles soluciones y generamos los primeros croquis de aplicación, basados en dispositivos que manipulasen la silla de ruedas con el propio paciente a bordo, o bien que ayudasen a transferir el paciente desde la silla hasta el sillón y viceversa. Finalmente, nos decantamos por trabajar en el diseño de dispositivos del primer tipo, hasta generar un primer prototipo capaz de sujetar la silla, así como elevarla y reclinarla para conseguir el objetivo de posicionamiento de paciente deseado.

 

Primeros prototipos del posicionador de sillas de ruedas: el Posturer

Pasado un año desde que se inició el proyecto, se llamó al odontólogo que había solicitado la solución para presentarle nuestra idea de equipo capaz de posicionar al paciente en condiciones de accesibilidad óptima. Esta solución, por cierto, fue valorada como adecuada e idónea en el aspecto funcional, a falta de incorporar las mejoras propias tanto estéticas como dimensionales para que no interfiriese con el equipamiento de uso habitual en la clínica.

Con todas estas anotaciones derivadas de la presentación del primer prototipo, nos planteamos abordar el proyecto con objetivos de industrialización, es decir, abandonamos los procedimientos de fabricación artesanales y nos propusimos una solución industrial. Para ello, generamos la documentación técnica que tuviera presente la economía, el mantenimiento, la estética y la durabilidad del equipo. Con los planos generados en esta etapa, a finales de 1999 se fabricó un segundo prototipo, que incorporaba accionamientos eléctricos gestionados mediante un mando manual, un tapizado que permitiese realizar pruebas con una persona a bordo y con ruedas que posibilitaban el traslado y retirada del equipo para guardarlo en zonas de menos actividad.

 

Inicios comerciales

A principios del año 2000, contactamos telefónicamente con la SEOEME (Sociedad Española de Odontología para Minusválidos y Pacientes Especiales), que nos sugirió que presentásemos el prototipo en el XV Congreso Mundial de Odontología para discapacitados y pacientes especiales que se celebró en Madrid, entre los días 1 y 4 de noviembre del mismo año, en el Hotel Meliá Castilla.

La presentación del prototipo fue un éxito comercial, en base a la enorme acogida que tuvo el equipo, pero sobre todo, tuvimos la oportunidad de recoger todas las ideas de diferentes profesionales que aportaron sus puntos de vista para la mejora de las prestaciones del equipo, especialmente en términos de regulación para diferentes percentiles anatómicos y diferentes procesos de atención demandada por el colectivo de usuarios profesionales.

La finalización del congreso nos empujó, sin dudarlo, a invertir tiempo en implementar las diferentes sugerencias recopiladas en el acto, dando pie a un nuevo modelo de producto. Estos cambios suponían la tercera generación del equipo, que denominamos posicionador de sillas de ruedas Posturer, y que obtuvo el primer premio al diseño industrial en el Principado de Asturias en el año 2001. Con el premio, abordamos la promoción comercial del producto, haciendo demostraciones y creando catálogos en diversos idiomas. Finalmente, también asistimos a la feria internacional Medica 2001 en Dusseldorf.

Los resultados de este lanzamiento comercial nos permitieron obtener los primeros pedidos en el año 2002, derivados de los contactos ya iniciados en el XV Congreso Mundial, y posteriormente, los primeros clientes ayudaron a conseguir que los mayores especialistas del sector incorporasen en sus gabinetes de trabajo nuestro Posturer.

Durante varios años, atendimos una demanda de equipos que se generó mediante acuerdos con canales comerciales largos, que nos hicieron estar más alejados del cliente final. Una vez finalizados esos acuerdos, y siendo conscientes de que iban apareciendo otras soluciones similares a la nuestra, nos planteamos recopilar la opinión de los clientes usuarios, y así poder actualizar las prestaciones del equipo, para hacerlo más competitivo. Tras actualizarlo al momento presente, se da pie a una nueva generación de producto (yo diría la cuarta), que ya está disponible tanto para los clientes anteriores que decidan actualizar la generación anterior, como para satisfacer a los nuevos clientes que decidan incorporar una nueva solución, cargada de experiencia.

 

El posicionador de sillas de ruedas Posturer 2021: nuevas características y mejoras

Para finalizar nuestro recorrido por el posicionador de sillas de ruedas Posturer, nos gustaría compartir una serie de mejoras relevantes a lo largo de su recorrido.

  • Nuestro Posturer (quizás por la época en la que comenzamos a desarrollar el proyecto), no contemplaba manejar sillas de ruedas eléctricas. Esta nueva generación sí que incluye la capacidad de manejo de las mismas.
  • El sistema de sujeción de la silla de ruedas era seguro, pero laborioso de manejar para el personal auxiliar que se encarga de embarcar al paciente. A día de hoy, hemos simplificado la maniobra de embarque y sujeción de la silla al Posturer.
  • Algunos elementos de seguridad manejados eran, en algunos casos, innecesarios, y generaban un coste del producto reducible. Actualmente, los elementos de seguridad son activos, y no se requiere de su accionamiento manualmente o bajo la voluntad del usuario.
  • Otros elementos, en este caso de regulación, se incorporaron para conseguir que el producto fuese más plegable, pero, en vista al mercado, concluimos que no se trataba de una aptitud valorable, ya que los usuarios normalmente disponen del sitio necesario para no requerir el guardado del mismo. Ahora, las regulaciones del equipo están solo al servicio de la adaptabilidad anatómica del paciente.

Por nuestra parte, queremos ofrecer esta renovación del Posturer como una «deuda pendiente» con la confianza depositada en su día por nuestros clientes.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

X